Tengo miedo.

Hoy vengo a hacer una confesión:

Tengo miedo.

Pero no me refiero ese miedo que tienen los adultos a esas cosas de adultos, que también. Me refiero a ese miedo de no poder dormir en la oscuridad. Ese miedo que te deja petrificada si se apagan las luces de repente y no tienes nada a mano. Ese miedo que hace que te sude la nuca y tus pulsaciones se aceleren porque sientes que no estás solo.

Me refiero a ese miedo que hace que te arropes en mitad de la noche aunque estés en pleno Agosto. Ese miedo que a veces hasta te ha hecho llorar porque controla todo tu cuerpo cuando viene. Ese miedo que te despierta gritando por las pesadillas que te causa y que despierta y asusta a la vez a los que más te quieren. Ese miedo de todo aquello que tu imaginación se cree que puede pasar, que puede existir, que puede estar ahí cuando abras de nuevo los ojos.

Siempre he tenido ese miedo. Cuando era pequeña lloraba al final del día. Diciéndole a mi madre que por qué tenía que llegar siempre la noche. Recuerdo empezar a ponerme nerviosa desde el momento en que me iba a la cama. Y que no pasaba hasta el día siguiente. Por aquel entonces sólo deseaba ser mayor para vivir sin ese miedo.

Pero, ¿sabéis qué? Ese miedo a veces nunca se pasa. Hay veces que maduras, te haces mayor, tienes hijos, y ese miedo sigue ahí. Escondido en un rincón dentro de ti y negándose a salir. Haciéndote sudar, mirar por encima de tu hombro, temiendo quedarte solo. Y sí, yo soy una de esas personas a las que ese miedo nunca se le ha ido.

A veces lo he hablado con Carlos y no puede llegar a entenderme. Nunca ha sentido ese tipo de terror. Y es una cosa que yo jamás se la desearé a nadie. Es pasarlo tan mal como cuando eres pequeño, pero en la mente de un adulto. Peor.

Y aquí llega mi miedo actual.

Uno que se ha sumado a todos estos. ¿Cómo puedo decirle a Sofía “no temas” si yo misma soy incapaz de cruzar un pasillo a oscuras? ¿Como puedo hacer que ella no sufra lo que estoy sufriendo yo? ¿Cómo voy a decirle que no tenga miedo a todas esas cosas, que no son relaes, si yo misma las temo?

Hasta ahora nunca me había planteado este punto de la maternidad. Nunca había pensado en mi miedo como un obstáculo para educar y criar a mi hija. Pero lo es. El otro día ya me dijeron: “Pues ya está empezando a asustarse, eso es que tú se lo estás pegando”. Así, dejándolo caer. Como si esa frase no fuera a clavarse a fuego en mi mente. Como si desde ese momento no estuviera dandole vueltas a qué puedo hacer para que no sea así.

Así que sí, confieso que tengo miedo. Y no sé cómo afrontaré esa etapa de la crianza de Sofía cuando llegue. Sólo sé que pido cada día porque nunca tenga que vivir con esto. Y si tenéis alguna fórmula mágica para matar monstruos en la cabeza de una mujer adulta, soy toda oídos.

Sonríe, aunque sea con miedo.

Marta

18 comentarios en “Tengo miedo.

  1. Sarandonga dijo:

    Ayyyy!!! Te comprendo… Por eso no veo pelis de miedo, porque despiertan ese terror en mi interior. Si las ves, mi truco es que dejes de verlas 😊

    Y si aún así lo tienes… Tía, coge un rosario y pa’lante 😜. Reconozco que eso es lo que más me funciona 😇

  2. Chibimundo (@chibimundo) dijo:

    El miedo es adaptativo, está ahí para avisarnos de los peligros, para poder sobrevivir. A veces el miedo se pasa de frenada y salta cuando “no toca” como tu dices. Yo tengo temporadas en las que me pasa algo parecido… cuando me atenaza el estrés, cuando ha pasado algo importante o como dice Sarandonga, cuando veo pelis “de miedo”.

    Para mi algo que funciona para ir “paliando” ese miedo es hacer una rutina de sueño, tomar un vaso de leche antes de irme a dormir, hacer cosas bonitas/relajantes antes de irme a la cama…

    ¿Has pensado si lo que tu llamas miedo puede tener otro nombre? Quizás se trata de ansiedad y alguien pueda ayudarte con el tema… 🙂

    Y los que te dicen que se lo vas a “pegar” a Sofía… los peques aprenden muchas cosas de los que les rodean. Cosas buenas y cosas malas. Cargarte con la “culpa” de pasarle algo que encima te hace sentir mal me parece muy egoísta (con perdón).

    ¿Y sabes que te digo? Que a lo mejor Sofía también tendrá ese miedo, no lo sé, lo que si sé seguro es que también aprenderá a ser buena y a dar amor, porque es algo que ve en su madre todos los días ❤

    • martarivasrius dijo:

      Puede que tenga otro nombre sí.. Al fin y al cabo sólo sé como me siento y lo cierto es que en ese aspecto no he pedido ayuda nunca.
      Y ojalá Sofía se quede con todo lo bueno que tengo para darle… Y que al menos sepa que aquí me tiene para superar y afrontar lo malo.
      Un beso enorme Lucy!

  3. Sonia dijo:

    Cómo me identifico contigo a mi tbien me pasa eso tengo miedo desde niña a la oscuridad a quedarme sola a veces me da miedo sobre todo si es de noche aunque a veces también me pasa de día y si se pega el miedo no lo sé pero mis hijos tienen miedo a la oscuridad como yo no sé si ese miedo se superará algún día por eso tampoco puedo ver pelis de miedo porque me da el miedo sicológico. Un besazo guapa.

  4. Elisa dijo:

    Hola Marta,
    Te sigo desde hace ya algún tiempo y no puedo irme de aqui sin decirte nada después de leerte.
    No soy psicóloga, pero por suerte o desgracia he tenido que lidiar con muchos miedos y ansiedades, y aún sigo en la lucha.
    Tengo 26 años y como persona, ya adulta, también me he planteado esto que tu cuentas aqui. Estoy deseando ser mamá y me he planteado muchas veces si todo eso pudiera afectar a mi futuro bebé. Pero luego pienso y llego a la conclusión, de que todo ser humano carga con su mochila, de miedos, de “traumas”, de dificultades. Yo sinceramente no creo en los padres perfectos, creo en padres humanos e imperfectos que ponen todo su amor en lo que hacen. Y Marta, después de seguirte durante todo este tiempo, no me cabe la menor duda de que eres y serás una mamá genial para Sofía, que serás capaz de transmitirle miles de cosas positivas ,de buenos valores, amor infinito y seguridad y compañia para afrontar la vida. No tengas miedo por transmitir tus miedos a la peque,no te agobies ,ni hagas cado a esos comentarios absurdos. Tomálo con calma y como reto positivo. TODO MIEDO PUEDE VENCERSE. Te propongo que muy poquito a poco, vayas enfrentandote a esa oscuridad, planteatelo como tu quieras, si te da miedo pasar el pasillo a oscuras, empieza haciendo solo la mitad con la luz apagada, poco a poco el pasillo entero. Marca tu el ritmo. Cuando lo hayas hecho varias veces y tu cerebro asuma que no pasa absolutamente nada, esa ansiedad ira bajando hasta desaparecer. Sólo enfrentandolo podrás con él, sin presiones en el tiempo, como ya te he dicho, a tu ritmo.
    Y fuera culpas, eres una mamá genial y una persona con valores increibles que más de uno quisiera. Te deseo todo lo mejor Marta!!!muchos besos!

    Elisa.

    • martarivasrius dijo:

      Gracias. Simplemente gracias. A veces nos da miedo que ellos cojan nuestras “mochilas” de traumas, miedos o defectos. Y no nos damos cuenta de que, por suerte o por desgracia, ellos al final tendrán las suyas. Que todos las tenemos, son parte de crecer y de vivir. Ya eres la segunda que me aconseja enfrentarme al miedo… Lo intentare. Aunque te aseguro que se me acelera el pulso sólo de pensarlo.
      Eso sí, sé que Sofía crecerá con lo más importante al final… El amor, respeto y apoyo.
      Un beso enorme Elisa y gracias de nuevo.

  5. luchigoo dijo:

    Hola! La verdad es que desde algún punto te entiendo, yo sufrí muchos años con ataques de pánico, que es básicamente miedo al miedo. Eso me llevó a recluirme cada vez más, dejaba de hacer cosas, evitaba ir a ciertos lugares y sentía que nadie me entendía. Hasta que un día me cansé de estar escapando y me di cuenta que la mejor manera de que se terminara era enfrentándolo. No fue fácil pero de a poco se puede. Creo que te podría ayudar hacer lo mismo de a poco, es decir: tenés cruzar el pasillo de noche? Hazte de valor y cruzalo, cuando llegues al otro lado y veas que no hay nada el miedo se disipará, y así hasta que la realidad le gane a la fantasía que se crea en nuestras mentes y nos hace creer que son verdaderas. Abrazos desde Argentina

    • martarivasrius dijo:

      Te admito que a veces he pensado en hacerlo… Pero no me veo capaz. Se me acelera el corazón solo con ponerme en esa situación mentalmente. Si algún día doy el paso, te lo haré saber. Mil gracias y un abrazo!

  6. reiniciacc dijo:

    Yo te entiendo tanto… lo mío no es miedo a la oscuridad… pero padezco de ansiedad y he tenido épocas de no querer salir de casa sola. Cuando pensaba en tener al peque me comía mucho la cabeza, me daba mucho miedo pensar en salir de casa sola con el peque, pero no podía quedarme encerrada en casa con el peque por mis miedos… A veces aún asoman pero sorprendentemente he conseguido alejar esos pensamientos de mi cabeza. Y cuando asoman intento ignorarlos… de momento no me va mal, aunque sé que siguen ahí! Como dices creo que nunca se llegaran a ir! Sino que se aprende a vivir con ellos. Ojalá tuviera el remedio o el truco… Animo churriña! Un beso grande.

  7. MamáDéjameExperimentar BLW dijo:

    El miedo es natural, es instinto y es de todos; cada uno a alguna cosa o a muchas pero a lo que no hay que temer es a tener miedo. Si tú sientes miedo no se lo pegas a tu hija y creo que lo mejor que podemos hacer es enseñarles que también nosotros tenemos miedos, que es lo más natural del mundo y acompañarnos, nosotros como padres a nuestros hijos y quien dice que ellos no pueden acompañarnos en los nuestros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s