¿El sexo lo es todo?

¿El sexo lo es todo?

¡Buenos días! Ya sabéis que me encantan los carnavales de posts, ya que creo que es una manera maravillosa de ver un mismo tema desde diferentes puntos de vista.

Así que, cuando leí el carnaval de Saludesfera (que además ya sabéis que me parece una comunidad increíble), no dudé en participar.

El sexo, ¿es a veces un problema?

El origen de este post viene relacionado con las relaciones sexuales en pacientes con insuficiencia cardíaca (IC). Estos pacientes tienen limitada la actividad física, ya que aumenta el número de pulsaciones por minuto y la tensión arterial. Dos consecuencias que también aparecen al practicar sexo.

Por tanto, a algunos tipos de pacientes de IC, no se les recomienda según que actividades sexuales. Podéis ver en este post de Saludesfera cómo están clasificados y qué consecuencias puede tener.

Ante esta situación, la calidad de vida y, además, en pareja, afecta mucho a los pacientes que la sufren. Así que desde Saludesfera y la asociación Tu cuentas mucho, han querido que compartamos situaciones en las que no hemos podido practicar sexo en pareja y cómo hemos afrontado estos hechos.

sky-2601156_1920

Cuando el sexo no es posible.

En nuestro caso, hemos pasado por dos situaciones en las que no hemos podido practicar sexo debido a agentes externos: separación física al vivir separados y por complicaciones del embarazo.

No es comparable, ni es lo que pretendemos, pero quizá contando nuestra experiencia en esos momentos, podamos ayudar un poco a las personas que vivan con ello.

Hacer el amor no es sólo sexo.

Cuando tenemos una relación en pareja, siempre he sido defensora de cuidar todas y cada una de las partes que la forman, en las que para mí se incluye el sexo. Sin embargo, ni es lo único, ni siempre podemos practicarlo.

Hacer el amor empieza por la forma de tratar a tu pareja. Hacer el amor puede ser un abrazo al despertar aún en la cama, unas caricias antes de levantaros. Hacer el amor puede ser una mirada de deseo, complicidad y cercanía.

Hacer el amor pasa por tener tiempo para compartir entre dos. Podemos darnos un baño juntos y que la intimidad sea de otra manera. Podemos salir a cenar, hablar, caminar juntos. Hacer el amor pasa por ese mensaje de cariño cuando no lo esperas o esa llamada solo para recordar lo mucho que le quieres.

También podemos practicar sexo de muchas formas que no sean la penetración. Todo dependerá de lo que los sanitarios nos aconsejen, pero hay todo un mundo de posibilidades más allá. Que no os de miedo investigar, probar y preguntar hasta dónde podéis llegar, el caso es adaptarnos y seguir sintiéndonos bien en pareja.

couple-1845334_1920

¿Cómo lo hemos vivido?

Para nosotros el sexo es algo más. Igual de importante que los demás aspectos de nuestra relación.

Sin embargo, cuando no ha sido posible, hemos puesto otras cosas más de nuestra parte para no separarnos en ningún aspecto. Cuando ha sido por salud, hemos utilizado mucho más el cariño físico. Los abrazos, los besos (incluidos los apasionados, que a veces se nos olvidan fuera del sexo), las caricias que sorprenden…

Cuando ha sido por estar separados físicamente, hemos hablado mucho más. Hemos estado mucho más pendientes de dar cariño con palabras, frases o detalles a través de la pantalla. De recordarnos lo mucho que nos queremos y nos atraemos. Lo que nos gusta del otro, lo que pensamos en sus manos, su piel, su olor…

Y tú, ¿cómo puedes ayudar?

Si quieres contar alguna experiencia o compartir de qué manera se puede completar esa parte de las relaciones cuando el sexo no es posible, puedes unirte al carnaval de posts.

Sonríe, la vida está llena de posibilidades.

Marta

Back to Top
A %d blogueros les gusta esto: