Yoga en el embarazo

Yoga en el embarazo

¡Buenos días! Vamos a hablar de yoga en el embarazo. Hace unas semanas os pregunté en mi Instagram, qué temas queríais que tratásemos este año 2019 para poder preparar contenido antes de que nazca #GRbaby2. ¡Y este fue de los más pedidos para mi sorpresa!

El yoga: una disciplina del cuerpo y la mente

Adoro el yoga. De verdad. Es una de las disciplinas que más me gusta practicar. Ahora llevo unos meses en los que apenas practico, y lo echo muchísimo de menos. Empecé hace unos 4 años y (del todo) nunca lo he dejado.

Con esta practica podrás trabajar tu cuerpo de diferentes maneras. Según la sesión o el tipo de yoga que elijas (puedes ver los diferentes tipos de yoga en esta web), estarás trabajando más o menos la capacidad cardiovascular.

Yoga en el embarazo

Además, irás ganando mucho en resistencia y fortalecimiento muscular, cuando vayas avanzando en la práctica, consigas mantener más tiempo las posturas y vayas adoptando posturas más complejas. También ganarás en flexibilidad, la cualidad más olvidada de todas y una de la más necesarias conforme avanzamos en edad.

Por último, te ayudará a reducir el estrés, la tensión muscular y a trabajar una parte de tu mente que seguramente tenías más olvidada. De hecho, uno de los mayores beneficios que le veo al yoga es siempre a nivel psicológico.

¿Por qué practicar yoga en el embarazo?

Un embarazo no es una enfermedad, a no ser que tu profesional sanitario te restrinja según que cosas por condiciones específicas de tu caso. Así que mantenernos activas es INDISPENSABLE.

Con el yoga, puedes encontrar una forma muy completa de hacerlo sin demasiados riesgos y sin salir de casa si así quieres. Puedes, además, complementarlo con cualquier deporte ya que viene perfecto como complemento a tu rutina deportiva normal.

En el embarazo se generan tensiones extras, los músculos sufren muchísimos cambios y tu cuerpo lucha por adaptarse a esas nuevas situaciones. El yoga ayudará a que estos cambios se reciban mejor, que nuestro cuerpo vaya respondiendo a ellos y, sobre todo, que la mente esté lo más tranquila, relajada y liberada posible del estrés (básico también para el desarrollo de nuestro bebé).

Yoga en el embarazo

Te ayudará a disminuir el dolor de espalda y a descansar mejor, además de ayudarte en la preparación de tu parto gracias a los ejercicios de relajación y respiración que practicarás. ¿Qué más le podemos pedir?

¿Quién puede practicar yoga en el embarazo?

A esta pregunta solo puede responder una persona: tu médico o ginecólogo. Hay tantos casos como mujeres y como embarazos, así que mi consejo SIEMPRE, es acudir a tu profesional.

Si tu embarazo es normal, no tienes ningún riesgo y estás en una buena forma base, no tendrás problema ninguno.

¿Dónde y cómo practicarlo?

Si no lo has practicado nunca, te aconsejo que no sea ahora cuando empieces a hacerlo por tu cuenta. El embarazo es una situación diferente, requiere modificaciones de ciertas posturas y, además, agilidad en ciertos movimientos.

Lo mejor es que en estos casos busques un profesional que te enseñe. Y no solo eso, sino que sepa yoga específico para el embarazo. De esta forma te aseguras que ni tú, ni tu bebé, sufrís por algo que debería ser beneficioso para ambos.

Si ya estas acostumbrada a su práctica y pertenece a tu rutina habitual, yo continué practicándolo en casa después de informarme de las posturas desaconsejadas y no tuve ningún tipo de problema. Te dejo aquí una web donde puedes ver qué posturas es mejor evitar según el trimestre en el que te encuentres.

yoga en el embarazo

¿Hasta que momento puedo practicarlo?

Esta es otra pregunta que depende al 100% de tu caso particular. Lo primero, hasta que el sanitario que te sigue te lo permita. Y después, aunque no haya ninguna complicación, procura escucharte siempre.

Desde hace unos años trato de escuchar las señales que me manda mi cuerpo por encima de lo que dice mi cabeza. En el embarazo de Sofía estuve súper cómoda levantando pesas y haciendo deporte hasta la semana 37. En esta semana, paré. Y todo iba genial, pero yo sentí que ya tenía que parar y reservar mis fuerzas para el momento del parto.

yoga en el embarazo

Así que escucha tu cuerpo. Practica yoga el tiempo durante el cual te encuentres bien haciéndolo, que supongan beneficios y no dolores o molestias posteriores. Además, poco a poco, ve bajando intensidad, duración o cambiando la modalidad según el embarazo avance. No es igual tu cuerpo con 12 semanas de gestación que con 35.

Enlaces que pueden ayudarte

Si has decidido que vas a practicar yoga por tu cuenta en el embarazo, te dejo algunos enlaces que pueden serte de utilidad a la hora de ponerte a ello.

Me gusta mucho este canal de una mujer, que además es fisio y de la que os recomendé también los ejercicios para preparar tu suelo pélvico para ese momento.

Otra de las chicas a las que sigo mucho (también fuera del embarazo) es Brenda Yoga. Tiene algunos vídeos como este que pueden servirte hasta de preparación al parto gracias a la relajación.

En el canal de CiudadYoga puedes encontrar clases completas de yoga para embarazadas.

Marina Buedo tiene este vídeo para principiantes que puede ayudarte mucho en el tema de la respiración.

¿Habías probado el yoga antes? ¿Lo utilizas como una forma más de prepararte en estos meses tan importantes?

Sonríe, aún podemos mejorar mucho más.

Marta

Back to Top
A %d blogueros les gusta esto: