#despuesdeparirquieroexistir: la sanidad abandona.

#despuesdeparirquieroexistir: la sanidad abandona.

Bienvenidos a un post más sobre historias de postparto , sta vez sobre como la sanidad abandona. Bajo el lema: #despuesdeparirquieroexistir. Gracias una vez más por la acogida.

Cuando nada tenía por qué ir mal.

«Soy Larraitz, una chica de Donosti.
He visto tú publicación en instagram, y ese sentimiento me rondó en mi primer post-parto, constantemente, y se me hizo duro y largo….y en este segundo embarazo (actualmente estoy de 19 semanas) es lo que más me preocupa desde el segundo 0 que supe que estaba embarazada.
Mi hijo nació el 29 de Enero de 2017 con 4 kilitos… Fue un embarazo y parto estupendos, excepto los últimos 4 empujones, que decidieron ayudarle a salir con ventosa y eso me dejó un bonito regalo en mi suelo pélvico.
Había leído, mucho, pero mucho… Estaba informada. Lo que no sabía es que después de salir del hospital con mi bebé, el problema era solo mío. No soy aprensiva, me cuidaba, lavaba y secaba la cicatriz con mimo, la hidrataba, todo lo que estaba en mi mano, pero yo notaba algo raro.
la sanidad abandona

Cuando empiezas a saber que algo no va bien.

Pasada la «cuarentena», yo no me veía capaz de retomar mi vida sexual, ni si quiera lo veía cerca. Por suerte mi marido y yo nos conocemos tan bien que a veces no nos hacen falta ni las palabras…
Pero llegó un momento que yo no podía más. Cada vez que se acercaba a mí casi temblaba, rozaba el muslo, y apretaba las piernas con todas mis fuerzas….lo hablamos mucho, mucho mucho, yo sabía que aquello no podía ser el final, pero que para poder «recuperar mi vida» después de haber dado a luz, tanta insistencia en la lactancia, en partos respetados, etc, etc… Sentirme sola, tirada, dejada, fue una
mierda.

la sanidad abandona

¿Quién nos presta una mano si la sanidad abandona?

Fui a una clínica privada, y sí, aunque no estoy 100%, me recuperé. Pero que triste tener que pagar para esto, es una rehabilitación de un músculo, ¿por qué no nos ayuda la seguridad social? ¿Y si no te sobra el dinero? Porque te puedo asegurar que barato no fue. 
Los miedos han vuelto. Sé que este segundo parto, por muy bueno que sea, tendrá consecuencias. Ya tengo una cicatriz que tendré que volver a trabajar y gracias si no viene otra de regalo. Está claro que voy a tener lo más bonito del mundo entre mis brazos, pero como bien comentas, muy acompañadas hasta el día «D» y…  ¿luego qué?
Por si acaso, es triste, pero voy ahorrando. Y si me cuesta levantarme, sé que estará él para ayudarme. Y mis dos tesoros.
Besos»
Parte de nuestra queja: como la sanidad abandona a la mujer tras tener hijos. No te calles, habla.
Marta
Back to Top
A %d blogueros les gusta esto: