Viajar a la sierra en tiempos de COVID

Viajar a la sierra en tiempos de COVID

¡Buenos días! Creo que con esto del verano y el trabajo nuevo había perdido hasta la costumbre de escribir por aquí, y vuelvo para hablar sobre viajar a la sierra en tiempos de COVID.

Lo cierto es que lo echo mucho de menos, no os voy a engañar, pero aún tengo que hacerme con los nuevos horarios, las nuevas necesidades y ver cómo puedo seguir creando contenido para vosotros sin perder la salud por el camino 😉

Pero ese es otro tema… El de los autónomos en tiempos de COVID. Da para otro post, así que me centraré en el de hoy.

Cuando las vacaciones como las conocíamos, no son posibles

O no quieres tenerlas. Nosotros estamos en modo muy precavido. Ya os he comentado varias veces que tenemos a alguien en la familia de un grupo de riesgo alto y todo lo que sea arriesgar la salud, lo reducimos al mínimo, pero mínimo.

Pero llevábamos mucho tiempo separados de la familia y, como todos, queríamos volver a estar juntos. Así que (gracias a mi padre que le gusta investigar) hemos pasado unos días en la sierra, sin aglomeraciones, con seguridad y, además, en un entorno precioso.

Viajar a la sierra en tiempos de COVID

Ibipozo: casitas rurales en las que me quedaría a vivir

A nosotros nos encanta el camping, sin embargo, para ir con niños muy pequeños (mi sobri sólo tiene unos meses de vida), no es lo mejor. Así que decidimos alquilar dos casitas en un complejo rural para estar todos juntos.

El sitio es Ibipozo, en Pozo Alcón, y os puedo asegurar que es de los mejores complejos rurales en los que he estado.

Viajar a la sierra en tiempos de COVID

Las casas están en perfecto estado, tienen aire acondicionado en todas las habitaciones (que apenas necesitas, pero cuando el calor aprieta se agradece), mosquiteras en todas las ventanas (por lo que bichos, ninguno) y una limpieza súper cuidada.

Nosotros alquilamos dos, porque éramos ocho personas, cuatro niños y tres perros 🙂 Porque sí, otro de los puntos fuertes era que permitían el acceso a mascotas, que no suele ser habitual cuando se trata de casas.

Piscina, restaurante y sin aglomeraciones

Una de las cosas que me agobian desde que estamos en esta situación, es la aglomeración de gente. Cuando hay mucha gente cerca, aunque llevemos mascarilla, me entra un poco de ansiedad.

Sin embargo aquí nos encontramos totalmente cómodos. Las casitas tienen separación suficiente, en la piscina se ponían turnos y nunca coincidías con mucha gente y todo el personal estaba súper atento de las medidas de seguridad que teníamos que tomar.

Viajar a la sierra en tiempos de COVID

En el recinto de la piscina puedes encontrar un bar donde tomar algo y al lado hay un restaurante (kilómetro 5) en el que la comida está buenísima, buen precio y, además, te lo pueden poner para llevar a las casas. Con deciros que teníamos pensado cocinar y creo que sólo lo hicimos un día 😉

Viajar a la sierra en tiempos de COVID: rutas que hemos hecho

También me habéis preguntado mucho por las rutas. En el mismo complejo rural te dan todas las indicaciones que necesitas y te ofrecen consejos para las distintas opciones de rutas que tenéis.

En nuestro caso, como os digo, íbamos con peques y perros así que las que hicimos eran bastante sencillas pero PRECIOSAS!

Ya os digo que todo esto, mi padre, así que las gracias a él que yo solo me limito a compartirlo 😉

Ruta del nacimiento del río Peralta

Creo que fue la que más me gustó. Dejamos el coche en el coto de pesca y, desde allí, fuimos andando hasta el nacimiento. No hay mucho trozo y es súper accesible.

Pero no por eso menos bonito. Parecía sacado de un cuento de hadas. Los niños alucinaron y los mayores igual 🙂

Os dejo aquí el enlace del coto de pesca para que podáis echar un vistazo.

Ruta de Guazalamanco

Esta ruta también es muy bonita y fue en la que nos paramos a bañarnos en el río. La verdad es que la suerte es que no encontramos a nadie, así que íbamos tranquilos, relajados y seguros.

Como siempre en la sierra, evitad las horas de más calor. Sobre todo en esta ruta, hay un trozo que no tiene sombra y puede ser pesado con los más pequeños.

Ruta en Castril

Y esta es una que no visteis por Instagram porque yo me la salté. El camino era un puente de madera que, con los perros era difícil de transitar y me quedé con ellos y con Carlos en la entrada.

Os dejo aquí el enlace de la web de Castril para que podáis echar un vistazo porque tampoco tenía desperdicio, al resto del grupo le encantó.

En definitiva: un diez de escapada

Ya sabéis que no somos mucho de viajar tampoco, pero esta escapada es un ejemplo de lo que me gustaría hacer más si pudiera.

Naturaleza para los niños, para los mayores, tranquilidad, paz y poca cobertura 😉

Espero que os sirva para viajar a la sierra en tiempos de COVID y si vais, no os olvidéis de contarme por redes la experiencia. ¡Me encantará saberlo!

Un abrazo inmenso,

Marta

Back to Top
A %d blogueros les gusta esto: