Cómo preparar a los niños para el cambio de hora

Cómo preparar a los niños para el cambio de hora

¡Buenos días! Pues sí, nos encontramos otra vez frente a ese gran momento que todos esperamos, sobre todo los que tenemos hijos (véase la ironia). Así que vamos a ver cómo preparar a los niños para el cambio de hora y no morir todos de desesperación por el camino.

¿Cuando se cambia la hora?

Este año, en 2019, el cambio de hora se producirá en la noche del 30 al 31 de Marzo que dormiremos una hora menos (sí, menos aún si es posible) ya que a las 2 serán las 3 AM. 

Así que, si quieres que no te pille por sorpresa y que la adaptación de todos sea lo mejor posible, vamos a ver qué podemos ir cambiando poco a poco.

Como nos afecta el cambio horario.

Es evidente que nos afecta, y a los más pequeños de la casa más aún. Cansancio, decaimiento, falta de concentración… además de esas horas que no corresponden de dormir, comer o activarse que tienen los niños.

Además hay algunas personas a las que les afecta en más medida: dolores de cabeza, de estómago, irritabilidad y hasta dolor muscular o de cuerpo generalizado.

Cómo preparar a los niños para el cambio de hora

¿Cómo preparar a los niños para el cambio de hora y que lo noten lo menos posible?

Adapta poco a poco el horario de las comidas. 

Si de pronto, un día, los niños tienen que comer una hora antes o después, puede que tengáis que sufrir ese momento en el que tienen un hambre voraz y se ponen un poco «intensos» o que no tengan nada de hambre y pasen semanas hasta que coman de nuevo como antes.

Así que una semana o dos antes del cambio de hora, depende de cómo lo hagáis o el tiempo y disponibilidad que tengáis así como la edad de los peques, adelantad o atrasad las comidas un poco.

De esta maneare cambio no es de una hora completa, sino que ha sido gradual y antes de que os deis cuenta habrán cambiado la hora pero vuestro estómago ya está adaptado a ella.

Adapta poco a poco la hora de dormir, sobre todo la de los niños.

Pasa igual que con la comida. Si lo hacemos poco a poco, solo unos minutos cada día, al final llegará el cambio de hora y habremos conseguido que su cuerpo no note el cambio. 

Cómo preparar a los niños para el cambio de hora

Y, como siempre, sigue las premisas de intentar alejarles de la tecnología antes de dormir, contad algún cuento, algo que les relaje… En el cambio de hora de primavera, ellos tendrán que acostarse una hora antes para su cuerpo, así que es normal si los primeros días tenéis que dar más vueltas de lo normal en la cama.

Paciencia.

Cenad ligero (aunque deberías hacerlo siempre).

Es un básico de la alimentación saludable: no hacer cenas copiosas o difíciles de digerir. Pero si encima te vas a la cama «una hora antes» y tu cuerpo ya está luchando con otros cambios (como los de luz), no se lo pongamos más difícil.

Procura tener las cenas planificadas (el batch cooking es lo mejor para eso) y que sean sencillas de digerir para que a la hora de dormir ellos se sientan mejor físicamente y puedan relajarse más fácilmente.

Cómo preparar a los niños para el cambio de hora

Relájate (y relájales) más de lo normal.

El ritmo de vida actual es una locura. Vamos como locos de un lado a otro, mil trabajos, tareas, listas de cosas por hacer, sitios donde llegar, metas que alcanzar… El estrés es el peor aliado para nuestro cuerpo y mente.

Si estamos estresados normalmente, el cambio de hora, rutinas y luz, nos afectará el doble. Así que procura llegar al final de tus días más relajado. Es un buen momento para comenzar a practicar yoga (si aún no lo haces), os prometo que es una disciplina que os puede cambiar la vida.

Date algún baño o ducha para liberar tensión, un paseo a última hora de la tarde y que te de el aire o el sol, respira hondo… Para los más pequeños, busca actividades relajantes al final del día, un paseo, baño con música de fondo, cuentos, pintar, hablar… Tranquilidad.

Si te encuentras bajo de energía, aprovecha los medios naturales, no te hacen falta suplementos.

Alimentos llenos de vitaminas, por ejemplo. Mucha fruta y mucha verdura. Y, siempre que puedas, aprovecha esas horas de sol y esa recarga de energía que te dará la vitamina D. 

No necesitas (ni los niños tampoco) comprar los superalimentos más caros del mercado ni los que se anuncian en los Instagram de los influencers. Con una buena dosis de comida saludable, ejercicio moderado, cuidado mental y relajación tienes más que de sobra.

Cómo preparar a los niños para el cambio de hora

Controla las siestas y evita que sean mucho más largas de lo habitual.

Puede dar lugar a que duerman demasiado durante el día por esa sensación de algo más cansancio pero les afectará a su rutina de sueño nocturna. Sé que cuesta que no duerman de más cuando es lo que quieren, pero en un par de semanas estarán de nuevo acostumbrados.

Y si, a pesar de estos pequeños cambios durante una semana, os afecta el cambio, mucho ánimo y paciencia. Que con niños ya se sabe, ¡es lo único que tenemos que asegurar! 

Sonríe, ¡se acerca el buen tiempo! 

Marta

Back to Top
A %d blogueros les gusta esto: