Ir a la piscina con niños, ¿qué me llevo?

Ir a la piscina con niños, ¿qué me llevo?

¡Buenos días! Parece que el verano se va viendo algo más cerca, así que hoy os traigo un post sobre ¡ir a la piscina con niños¡ Esta es una de mis épocas favoritas del año, así que no puedo estar más contenta.

Ir a la piscina con niños: preparándonos.

Lo primero que os quería compartir, es mi inquietud porque los niños aprendan a nadar pronto. Creo que es básico y fundamental, ya que un despiste lo puede tener cualquiera (sí, hasta los que pensamos que nosotros jamás), y eso puede suponer la diferencia.

Nosotros no hemos apuntado a Sofía aún a natación, entre otras cosas porque a ella no le gusta demasiado el agua, lo hemos ido dejando porque estuvimos viviendo fuera su primer verano… Pero este verano nos queremos poner con ella otra vez (eso si lo hemos hecho cada verano) y, a partir de septiembre, apuntarla a clases.

El caso es que debemos ponerles en contacto con el agua, tratar de que se defiendan desde el principio. Aquí en casa tenemos una piscina desmontable, y ahí si hemos ido haciendo pruebas con ella. Si tenéis espacio, ¡os lo aconsejo!

¿Qué le pongo?

Pues dependerá mucho de tus gustos, los suyos y del sitio donde vayáis. Si se trata de una piscina cubierta, seguramente debáis comprarle un gorrito además del bañador. En cuanto al bañador, lo más cómodo posible siempre. Y dependerá de si vuestro hijo utiliza pañal o no, podéis elegir una opción u otra.

Si vais a la piscina o a la playa a pasar el día, mi consejo es que escojáis un bañador con camiseta y protección UVA. El sol es mucho más dañino de lo que nos pensamos y, a veces, cuando estamos todo el día, no nos ponemos la cantidad ni regularidad de crema solar necesaria. Cuanta más protección, mejor.

Los nuestros son estos de Bambino mío. Tienen protección +50, son pañal (aún no hemos conseguido quitárselo a Sofía del todo) y reutilizables por lo que no tienes que gastar o contaminar más. Además tiene la camiseta para proteger el cuerpo y el tejido es una verdadera maravilla.

Ahora mismo tenéis algunos modelos con descuentos y un sorteo en mi Instagram así que os dejo aquí el enlace.

Ir a la piscina con niños

Ir a la piscina con niños

Ir a la piscina con niños

Ir a la piscina con niños: la bolsa.

Aquí os voy a dejar una lista de cosas imprescindibles para ir a la playa con niños. Como os he comentado antes tampoco es igual ir a la piscina cubierta, que a pasar el día, que a la playa, que a estar una horita en el agua.

  • Crema de protección solar. Lo más importante que os tenéis que llevar es esto. Si necesitáis consejo sobre la crema, comentádmelo y hacemos un post sólo de esto. Pero recordad que siempre del 50+ y que los niños menores de 6 meses NO deben ponerse al sol. Ni siquiera con protección.
  • Agua. Esta no debería ni ponerla porque siempre tiene que ir con nosotros, pero por si acaso. No deshidratarnos según las temperaturas es muy necesario. Podéis llevar alguna botella termo para que esté a buena temperatura, las nuestras son estas de Twistshake.

Ir a la piscina con niños

  • Toalla y cambiador. La toalla que puede ser una tipo poncho si vuestro hijo todavía es pequeño. Yo me he enamorado de esta de Amazon. Y siempre una de repuesto. El cambiador recordad que tiene que ser impermeable, el nuestro también es este de Bambino mío y es una pasada.

Ir a la piscina con niños

  • Accesorios auxiliares de natación. Mi padre siempre nos ha aconsejado uno: los brazos de los padres. Es cierto que dicen que hay algunos muy buenos, pero no debemos confiarnos con ninguno. Pueden darnos una equivocada sensación de seguridad y despistarnos. Con Sofía probamos el chaleco y al final, lo mejor, fue estar con ella para enseñarla.
  • Gafas de bucear. Depende de la edad de vuestros hijos puede que ya las necesiten. Conozco gente incapaz de meterse en una piscina sin ellas y otras (como yo) que huyen siempre de las gafas. Si vuestros hijos bucean ya, informarse de cuales son las mejores es un punto a tener en cuenta.
  • Cepillo y acondicionador del pelo. Al menos en nuestro caso, no puede faltar. Sofía tiene el pelo super fino, y se le enreda con mirarlo. Así que siempre que se le moja hay que estar atentos para cepillárselo lo antes posible. Nosotros estamos usando este acondicionador de Johnson`s Baby y la verdad es que he conseguido que no llore por tirones. ¡Eso sí que es importante!

Desenredante pelo

  • Libros impermeables. Sí, sí, para mí un básico. No hay nada que le guste más a Sofía que los cuentos, pero si llevamos los normales puede ser su último día. Así que tener un par o tres de cuentos impermeables nos ayudará a pasar esos ratitos de descanso en la sombra.
  • Juguetes de piscina, pelotas… Dependerá de las instalaciones pues hay algunas que no admiten juguetes dentro de la piscina, ni siquiera jugar con pelotas en el césped. Pero si tenéis la suerte de que los niños puedan seguir siendo niños, a Sofía le encantaba jugar con los muñecos en la piscina de bebés. ¡Y se entretienen más tiempo!

¿Y para comer?

Si pasamos muchas horas en la piscina, los peques tendrán que comer algo. Además, normalmente, la piscina y el ejercicio físico que allí hacemos nos abre el apetito, así que mejor ir bien preparado que acabar comprando cualquier bolsa que vendan cerca.

  • La fruta. Siempre siempre será vuestro mejor aliado. La podéis llevar ya cortada en un tupper o entera para comer. Como es la época maravillosa de la sandía y el melón, prepara un buen bowl para todos y les estarás hidratando y alimentando a la vez.

Menú semanal sano

  • Sándwiches. Busca ideas en Pinterest o en Instagram de rellenos saludables. No hace falta que sea el sándwich de embutido de toda la vida, puedes optar por opciones más sanas e igual de ricas.
  • Galletas caseras. O cualquier derivado saludable que no necesite frigo (ojo con esto, hace mucho calor en verano y puede echarse a perder la comida).

Y, sobre todo, mucha atención.

Si, lo más importante de todo es nuestra atención. Estar encima de ellos, no quitarles el ojo, tener muchísimo cuidado.

En la vida las cosas pueden ocurrir en dos segundos en los que apartamos la vista. Dos segundos son suficientes. Cuando pasan nos preguntamos que habrá pasado, la respuesta es esa: somos humanos y basta un despiste. Estemos atentos para que no ocurra.

Y oye, también kilos de paciencia. ¡Que son ultra necesarios! ¿Cuáles son los vuestros para ir a la piscina con niños?

Sonríe, hay mucho verano por delante.

Marta

Back to Top
A %d blogueros les gusta esto: